Páginas vistas en total

martes, 9 de junio de 2015

NOTA OPINATIVA SOBRE LOS SUPLEMENTOS CULTURALES ESPAÑOLES




Hay una característica altamente positiva en la vida cultural española que los que vivimos en el extranjero percibimos con nitidez. Me refiero a la calidad de los suplementos literarios españoles. No faltan quienes los reprueben, en ocasiones con argumentos que se me figuran pequeñitos y vecinales, a menudo formulados por personas relacionadas con el mundo de la literatura y la edición, lo que desprende un tufillo poco generoso.
Un amigo mío, residente en Francia, afirma que en dicho país no existe nada parecido a El Cultural, Babelia, ABC Cultural y tantos otros espacios de crítica literaria que se publican en España como suplemento (de ahí su nombre) de la prensa ordinaria. En Alemania, donde yo vivo, no hay nada que remotamente se les parezca. Hay, sí, revistas especializadas y los llamados “folletines”, o sea, dos páginas como mucho de contenido cultural en el interior del periódico, además de algunas revistas informativas que dedican atención semanal a un libro en concreto.
Aposta he dejado de nombrar renglones más arriba al suplemento Territorios, de El Correo, en el que publico cada primer sábado de mes una pormenorizada reflexión a partir del poema de un poeta más o menos célebre. En esta nota me merece una mención especial, pues acabo de saber que el suplemento ha sido honrado con el Premio Nacional al Fomento de la Lectura 2015. Me alegro.