Páginas vistas en total

jueves, 4 de septiembre de 2014

UN POEMA DE ENZENSBERGER



 unbesetzt - Eilenriede/Hannover von Hozi
En Hannóver, donde respiro, hay un parque natural; o sea, un bosque en medio de la ciudad. Se llama Eilenriede. Le debo la imagen más hermosa del otoño que yo haya visto jamás. La estampa, durante las otras estaciones, no está mal; pero nada alegra tanto mi mirada como cuando sus árboles innumerables amarillean y cuando, con los primeros vientos fríos de noviembre, descargan una lluvia impresionante de hojas.
Una vez fui al Eilenriede con mi hija mayor, entonces una niña. Y había una papelera, más bien un cubo metálico para los desperdicios de los paseantes. No sé qué instinto (¿habré sido mendigo en una existencia anterior?) me llevó a mirar dentro del poco romántico recipiente. Descubrí una plancha eléctrica, unas gafas rotas y un libro amarillo. De los objetos antedichos, acaso desechados por un ratero, el libro fue el único que me interesó. 
 http://s3-eu-west-1.amazonaws.com/cover.allsize.lovelybooks.de/blindenschrift-9783518102176_xxl.jpg
Se trataba de un libro de poemas de Hans Magnus Enzensberger (Blindenschrift) en perfecto estado, recubierto con una lámina de plástico. Es una edición en bolsillo de Suhrkamp del año 1967. Me pareció inverosímil que alguien tirase a la basura un libro tan escrupulosamente protegido, lo que afianzó mi sospecha del robo.
Hans Magnus Enzensberger

Hans Magnus Enzensberger (Kaufbeuren, 1929) es un escritor de sobra conocido en España, acaso más por sus ensayos que por su obra poética. A aquel librito amarillo que conservo en mi biblioteca pertenece el siguiente poema que he tenido el capricho, por no decir la osadía, de traducir.


tiempo libre


cortacésped, domingo
que decapita los segundos
y la hierba.

crece la hierba
sobre la hierba muerta
que creció sobre los muertos.

¡quién lo pudiera escuchar!

el cortacésped retumba,
acalla con su retumbo
a la hierba que grita.

el tiempo libre engorda.
nosotros mordemos pacientemente
la hierba fresca.

*****


freizeit



rasenmäher, sonntag
der die sekunden köpft
und das gras.

gras wächst
über das tote gras
das über die toten gewachsen ist.

wer das hören könnt!

der mäher dröhnt,
überdröhnt
das schreiende gras.

die freizeit mästet sich.
wir beißen geduldig
ins frische gras.